TOP

Un tejido fascial saludable es esencial para nuestro bienestar psico-físico. Aprende a mejorar las Fascias y Vías Miofasciales meditante Yin y Yang Yoga y mediante automasaje con pelotas Yoga Miofascial®.

La Fascia es el término general para designar al tejido conectivo denso irregular que rodea músculos, huesos, nervios, vasos sanguíneos, órganos y articulaciones. Da soporte estructural a tejidos y órganos así como protección y estructura. Ida Rolf, la creadora del Rolfing dijo: “La fascia forma una intrincada red coextensiva con el cuerpo, central para el cuerpo, central para su bienestar y central para su actuación”.

Considerando los niveles de la fascia tenemos:

·      * La fascia superficial que yace bajo la dermis y que se encarga del almacenaje de agua y grasa y permite el paso de nervios y vasos sanguíneos.

·     * La fascia profunda que yace bajo la fascia superficial. Colabora en el movimiento corporal rodeando músculos huesos (periostio y endostio), cartílagos (pericondrio), nervios (epineurium, perineurium y endoneurium) y vasos sanguíneos (túnica externa) y órganos).

·      * La fascia subserosa yace entre la fascia profunda y las membranas que definen las cavidades corporales siendo la más profunda de las tres. P.ej. sistema sacrocraneal.

El conocido como tejido “Miofascial” es esta fascia profunda que se extiende como una membrana o red tridimensional delgada, elástica y dinámica desde la cabeza a los pies, desde atrás adelante y desde el interior al exterior sin interrupción, cubriendo, soportando y envolviendo los músculos esqueletales (“mio”). Cuando existe un mal funcionamiento de esta red (por ejemplo, mala postura, inflamación, traumatismo, etc.) puede afectar a nuestra salud a muchos niveles creando diversos síntomas aparentemente sin vínculo.

Los famosos “Meridianos o Vías miofasciales de Myer” son líneas de tejido conectivo y que llevan a cabo las fuerzas estructurales requeridas para ejecutar el movimiento ya que conectan todas las partes del cuerpo y le dan integridad ya que son líneas de tensegridad. Esta idea fue introducida en 1997 por Thomas Myers en un artículo llamado “La anatomía de los trenes”. De acuerdo a Myers el basa sus líneas en los estudios anatómicos del Hermann Hoepke (1930) más sus conocimientos de Rolfing y disección de cadáveres permitieron examinar con mayor exactitud estas vías anatómicas. El descubrimiento de las Vías Miofasciales o Cadenas Musculares es de amplia importancia clínica. Gracias a su entendimiento los dolores musculoesqueletales, no sólo se tratan en el lugar del dolor sino en cualquier parte o punto de la fascia. Este tratamiento distal de las patologías empieza a tener similitud con los tratamientos de acupuntura distales en los que se puntura zonas del cuerpo alejadas de aquéllas con dolor. Además, existe una asombrosa coincidencia entre las citadas Vías Miofasciales y los Meridianos de Acupuntura lo que aprenderás en nuestra formación TCM Yoga (Yin + Yang).

Además de con Asanas de Yoga un modo fantástico de mejorar el tejido fascial es con el uso de pelotas Yoga Miofascial® masajeando y dejando caer el cuerpo en puntos específicos.